La Xunta replica a Endesa que es viable usar biocombustibles en la térmica de As Pontes

UGT propone adaptar la central para utilizar en un 70 % carburantes verdes y en un 30 %, gas natural

65

La Consellería de Economía ya manifestó desde el primer momento su rechazo al cierre de la central térmica de Endesa anunciado la pasada semana por la eléctrica en base a los resultados de las pruebas con biocombustibles y este martes, en la comisión técnica que analiza las evaluaciones, los técnicos de la Xunta —representados por personal del Instituto Enerxético de Galicia— insistieron en la viabilidad del uso de los carburantes verdes. Fuentes del departamento que dirige Francisco Conde también anunciaron que comparte la misma opinión el Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético, dependiente de la administración central, de forma que los especialistas de ambos organismos consideran que las instalaciones de Endesa en As Pontes podrían continuar operando, generando electricidad, usando en parte biocombustibles, y que, por lo tanto, las pruebas han sido positivas tanto desde el punto de vista técnico como medioambiental.

Petición a la eléctrica

Las conclusiones a las que han llegado las administraciones han sido trasladadas a los representantes de la compañía eléctrica. La Consellería de Economía entiende que «la empresa debe analizar soluciones que permitan que la planta sea viable desde el punto de vista económico y garantizar por tanto la continuidad de la actividad en la central de As Pontes».

El miércoles, a los técnicos, se sumarán los representantes políticos de esa comisión técnica, en un encuentro en el que se volverá a intentar rebatir los análisis presentados por Endesa para rechazar cualquier posibilidad de continuidad y optar por el cierre.

Propuesta de UGT

Por otro lado, ayer representantes de la Federación de Industria de UGT comparecieron públicamente para acusar a la eléctrica de haber usado un «informe torticero», ya que se basa en el uso del 50 % de carbón y otro tanto por ciento de biocombustibles, cuando la propuesta del sindicato es elevar los carburantes verdes hasta el 70 % y utilizar el otro 30 % con gas natural. La central considera que con ese reparto de materiales, las instalaciones podrían producir electricidad a un coste de 36 megavatios a la hora, frente a los 65 que esgrime la empresa.

El secretario general de UGT FICA, Pedro Hojas, reclamó la cooperación de las administraciones y subrayó que la iniciativa que defienden está en línea con los objetivos de la Unión Europea de valorización de los residuos y de apuesta por la industria.

Además, Marcos Prieto, miembro de la federación y también trabajador de la térmica pontesa, añadió que las inversiones necesarias para poder operar la central con biocombustibles y con gas natural no implicaría tener que acometer grandes inversiones. En este sentido, cifró en cinco millones de euros por cada grupo los necesarios para adaptar las instalaciones de la antigua villa minera.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios