Miguel Temboury: «Endesa no se va de As Pontes, solo cambiamos nuestra actividad»

El director territorial de la compañía duda de que pueda haber otro operador para la central de carbón

68

Con el cierre de la central térmica de As Pontes solicitado y en el proceso final de evaluar la viabilidad de que siga funcionando con biocombustibles, el director territorial de Endesa en la zona noroeste, Miguel Temboury, insiste en el compromiso de la eléctrica con la antigua villa minera. «Endesa merece un crédito», reclama, y cita como aval el plan desarrollado entre 1997 y el 2004 por el fin de la vida útil de la mina.

-¿Siguen manteniendo la inviabilidad económica de operar la central de As Pontes con biocombustibles? 

-Hay algunos agentes que están diciendo que las dificultades técnicas y ambientales que hemos encontrado a la co-combustión con lodos de depuradora pueden ser superadas. Esto es así, pero la cuestión es a qué precio. Nos vemos ante la necesidad de una ingente inversión para que luego el resultado que tengamos sea una planta que no va a ser competitiva y va a funcionar muy ocasionalmente en el mercado. Con las mezclas que se han probado, tendríamos en los próximos diez años una destrucción de caja de 600 millones de euros.

-UGT sostiene que la ratio económica sería viable si se sustituye el carbón por el gas natural. 

-No coincide con nuestras estimaciones, porque en ese escenario seguiría sin ser competitiva. Pero, además, prolongar el proceso de pruebas tiene un coste: dejar pasar la oportunidad de las ayudas públicas que va a haber dentro de unos meses, tanto para transición energética como para recuperación económica. Hay que ser consecuente, porque nos podemos encontrar en el peor de los escenarios, no resolver el problema de la central y que se pase la oportunidad de que As Pontes pueda acceder a las ayudas y plantear un futuro de transición energética.

-Las Administraciones advierten de que están dispuestas a buscar un operador para la térmica si Endesa no quiere seguir con ella. 

-Estamos abiertos a colaborar con las instituciones. No vamos a desmantelar la central si las instituciones no quieren, pero tenemos serias dudas de que si Endesa no ve viable el proyecto lo pueda ver un tercero. Nosotros, a diferencia de otras crisis que se están produciendo en el norte de Galicia, hemos tenido una mesa de diálogo desde el principio y creemos que ese diálogo tiene que seguir siendo fundamental.

-El proyecto de una planta de hidrógeno que han presentado para As Pontes está ligado a la obtención de ese tipo de fondos, pero también han lanzado otros similares en otros puntos del país. ¿Por qué este puede ser amparado con las ayudas? 

-Creemos que va a haber una especial sensibilidad a dedicar fondos a zonas en transición. La de As Pontes sería la mayor planta de hidrógeno de España. Sería un complejo en el que se generaría hidrógeno con energía renovable y llevaría asociado la contrucción de seis parques eólicos. Estamos hablando de una inversión de más de 700 millones de euros, un impacto en el empleo en construcción de más de 1.600 puestos y de 130 en operación. As Pontes, además de buen emplazamiento, es un centro claro en transición energética.

-¿Cuentan ya con clientes para esa terminal? 

-Estamos trabajando con nuestra cartera de clientes industriales, y hemos firmado ya acuerdos de intenciones con empresas de Galicia y del norte del país.

-¿Cuál es el papel que quieren jugar a partir de ahora en el municipio? 

-Endesa no se va de As Pontes, sino que cambia de actividad, porque el mercado ha expulsado a la central y la ha hecho no competitiva. Estamos cambiando porque nos lo está demandando la sociedad, que apoya un proceso de transición ecológica. As Pontes va a seguir siendo un foco importantísimo en el sistema energético español.

«Los trabajadores que se marchen tendrán prioridad cuando se generen vacantes»

Temboury subraya que Endesa ha desarrollado el proceso de cierre de sus centrales de carbón «de forma no traumática, sin un solo despido».

-Una de las demandas sociales es que los trabajadores auxiliares y los vecinos de la zona sean prioritarios no solo en el desmantelamiento de la térmica, sino en los nuevos proyectos. 

-Es una de las líneas de trabajo que tenemos comprometida. Haremos formación para mejorar la empleabilidad. Endesa tiene interés por generar empleo en As Pontes, en la zona, y queremos que los primeros que puedan tener esos empleos sean los trabajadores de las empresas auxiliares. Con los propios también hicimos formación, orientada hacia las líneas de negocio con más potencial. Con el cierre, los trabajadores van a tener que recolocarse fuera del territorio, pero los que se marchen de As Pontes van a tener prioridad cuando se generen vacantes aquí.

-Los sindicatos sostienen que los traslados del personal antes de que finalizasen las pruebas demostraron que no querían seguir con la central. 

-No es cierto, se ha dejado plantilla suficiente para poder disponer de los cuatro grupos y eso que en el 2020 la central solo ha producido al 2 % de su capacidad.

-¿Tendrán los transportistas opciones de trabajo futuro? 

-Sin duda. La planta de hidrógeno supondría un volumen importante de trabajo para el transporte pesado. Y el sector eólico también generará ocupación para el sector.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios