El reto de la transición justa en As Pontes: evitar la pérdida de hasta 1.500 empleos y 70 millones de euros

De Transición Ecológica a la universidad, los informes cifran entre 500 y 1.500 los empleos afectados por el cierre de la térmica de Endesa si no se asegura una alternativa de futuro

85

Este martes, la coordinadora de empresas auxiliares de la térmica de Endesa en As Pontes acordó iniciar una protesta con carácter indefinido delante del ayuntamiento de la localidad coruñesa. Indican que con esta acción, una acampada, pretenden visibilizar públicamente la grave situación laboral que atraviesan los trabajadores indirectos de la factoría, así como los transportistas de carbón “ante la absoluta indiferencia de las administraciones públicas” que, de momento, “tras meses de reivindicaciones y protestas no han conseguido ninguna solución, más allá de palabras vacías”.

Varios son los proyectos que, ligados a los fondos europeos, se han presentado ya como alternativa de futuro al cierre de la térmica, desde los de la propia Endesa hasta los de Reganosa y EDP. Sin embargo, los trabajadores lamentan que, de momento, existen muy pocas certezas a esta altura del proceso.

La realidad es que, si bien es un escenario que ninguna administración pública baraja, el cierre de la térmica sin una alternativa estable a largo plazo condenaría a una comarca entera. Así lo aseveran distintos informes a los que ha tenido acceso este medio y que indican que la afectación al empleo podría ir de las 500 a las 1.500 personas.

De la universidad al ministerio

En el primer trimestre del año se dio por concluido un informe de un equipo de investigación de la Universidad de A Coruña que sostiene que un cierre de la térmica sin una alternativa estable de futuro podría llegar a destruir 1.477 empleos en todo el ámbito de Ferrolterra: 1.178 en el entorno de As Pontes y 299 en el resto del área.

No obstante, el Ministerio de Transición Ecológica rebaja considerablemente el número de potenciales afectados. El departamento de Teresa Ribera abrió el pasado junio el proceso de participación pública para la elaboración del denominado Convenio de Transición Justa para As Pontes. Este 4 de julio finalizó el plazo de administraciones para que, “con la remisión de un documento informativo que contiene la delimitación, caracterización y diagnósticos preliminares de la zona afectada por el cierre de la térmica”, agentes sociales y económicos aportasen, si así lo consideraban, iniciativas y proyectos empresariales para compensar el cese de la actividad de la central de carbón.

En ese documento inicial, el ministerio indica que el cierre de la térmica de As Pontes afecta principalmente a unos 527 trabajadores, el 40% de los cuales residen en el municipio gobernado por Valentín González Formoso. Otro 25% de los mismos residen en Ferrol y en Narón. El impacto del cierre, de no aplicarse medidas de transición justa que garanticen otra actividad de continuidad, también afectaría en gran medida a las arcas municipales pontesas, pudiendo afectar al 40% del presupuesto municipal.

Un 40% del presupuesto de As Pontes, en el carbón

Y es que, según los datos del ministerio, la central térmica aporta a la administración local unos 2,7 millones por el impuesto sobre Bienes Inmuebles de Características Especiales (BICES), además de otros 2,5 millones por el ICIO, el gravamen sobre construcciones, instalaciones y obras, 670.000 euros por el Impuesto de Actividades Económicas (IAE), y más de 25.000 euros por las tasas de basuras y otras licencias. En total, casi seis millones de euros, lo que equivale a cerca del 40% del presupuesto municipal.

El citado documento incide, no obstante, en las “fortalezas” con las que cuenta la zona de cara a activar proyectos que faciliten una transición justa. Para el Ministerio su localización, próxima al sistema urbano de Ferrol y Narón y con acceso al puerto, es una oportunidad, así como su potencial como espacio receptor de inversiones en el ámbito de las energías renovables. Constituye, explica, “una oportunidad para que el territorio siga estando a la vanguardia del sector energético del país y para construir un futuro alternativo basado en un modelo de producción energética más sostenible”. Apunta además a una pieza clave de cara a definir el futuro industrial de la zona: los concursos de los nudos de acceso de transición justa incluidos en el Real Decreto-ley 17/2019.

Casi 1.500 empleos: de la energía a la hostelería

Las conclusiones preliminares de un informe elaborado por un grupo de investigación de la Universidad de A Coruña a encargo del Concello de As Pontes sobre el impacto del cierre de la térmica en la economía y el empleo de la zona arrojan previsiones aún más gruesas.

Tomando como referencia los datos de 2018, el informe explica que el cierre de la térmica tiene unos efectos directos en los empleos, pero también otros denominados indirectos y circulares que se producen en casos de como este, de un sector económico con especial relevancia en el entorno. De este modo, en ausencia de políticas de compensación, el cese de la actividad podría afectar a 1.178 empleos solo en As Pontes, teniendo en cuenta no solo los relacionados con el sector de la energía, sino los del resto de sectores industriales dependientes, así como comercio, transporte y hostelería y otras actividades. El cierre sin parches afectaría también a otras casi 300 personas en el área de influencia de la térmica fuera de As Pontes.

En base a esa estimación y a ese escenario, también se calcula que el cierre derivaría en una reducción en el PIB municipal de 74,8 millones de euros anuales. Los autores del informe alertan de lo peligroso que sería un escenario sin medidas compensatorias. Para muestra, un botón: sin ellas, el paro registrado solo en As Pontes podría aumentar en un 280%.

Fuente Economía Digital

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios