El PSOE y el BNG exhiben en el pleno pontés sus diferencias

73

La Voz de Galicia. El pleno ordinario que se celebró ayer en As Pontes estuvo cargado de ruegos y preguntas que sirvieron para generar un intenso debate entre PP, BNG y PSOE, y para que estos dos últimos partidos exhibieran sus diferencias. Los asuntos planteados en el orden del día fueron tres y no causaron polémica. Aparte de la aprobación de actas y las resoluciones de la alcaldía, se planteó un expediente de modificación de crédito, que fue aprobado por unanimidad.


Con este acuerdo se establece que se destinarán 60.000 euros para apoyar el ascenso del equipo juvenil Club Deportivo As Pontes, y una partida de 26.000 euros para poner en marcha el Plan Emprega, que consiste en la firma de un convenio con la Consellería de Traballo con el objetivo de formar a mujeres e insertarlas en el mercado laboral.
Además de estos puntos se aprobaron tres mociones. La primera fue del BNG, para que el Ayuntamiento solicite al Ministerio de Industria que dé las instrucciones necesarias al Instituto de la Minería del Carbón para que se firmen los convenios de colabaroción de las infraestructuras de Galicia, ya que «aínda non recibimos un só euro, cando noutras comunidades xa contan con importantes partidas», declaró Xaime Castro, portavoz del BNG. La nacionalista Susana Vilaboy también defendió otra moción para que la corporación municipal «faga un recoñecemento público e acade un compromiso político» con el fin de hacer frente a la violencia machista. Por eso solicitaron que se destine una partida para atender situaciones de emergencia. Ambas fueron aprobadas por unanimidad.
Un local para la oposición
Por otra parte, el BNG y el PP presentaron juntos una moción para pedir un local en el Ayuntamiento destinado a los grupos políticos de la oposición, «coa capacidade e os medios materiais e técnicos proporcionais á súa representatividade, que facilite o seu traballo e a súa atención aos veciños», declaró Xaime Castro. Y ahí comenzó el debate. La concejala de Participación Cidadá, Montserrat García, se mostró sorprendida ante esta petición porque «xa coñecedes os problemas de espacio que hai no Concello. Hoxe, sen ir máis lonxe, tivemos que desaloxar a sala de concelleiros para poder celebrar a xunta de goberno, e hai funcionarios que están amontonados», señaló. Sin embargo, García también aclaró que desde el PSOE están de acuerdo con la moción y la apoyan, pero que en el caso concreto de As Pontes es inviable por el momento, y por ello se acogen a la ley, que aclara «sempre que sexa posible», así que, «se nun futuro é posible, farémolo», añadió.
El portavoz nacionalista aclaró que si hacían la petición de un local es porque «haberá espazo libre cando se trasladen algunhas dependencias ao edificio de Correos». Sin embargo, García anunció que se va a poner en marcha un nuevo servicio de control de gestión económica del Ayuntamiento, «un servizo que tamén necesitará o seu espazo».
A partir de estos argumentos comenzaron los comentarios sobre lo que se hizo o se dejó de hacer con el anterior gobierno. El alcalde, Valentín González, recordó que el BNG nunca había destinado un local a la oposición, y que el edificio de Correos tampoco iba a ser para eso, a lo que el ex alcalde Víctor Guerreiro respondió que el anterior gobierno tenía previsto acondicionar un local en una nave de Os Airíos.
El debate y las continuas réplicas, en ocasiones repetitivas, fueron la tónica general de un pleno en el que los propios políticos llegaron a cuestionarse los beneficios de tanta réplica y contra-réplica. Al final, a pesar de los desacuerdos, coincidieron en que el pleno era el lugar más apropiado para hacer públicas las diferencias, y la forma más sana y democrática de hacer política.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios