Una fiesta con sabores autóctonos

39

La Voz de Galicia. Los días festivos suelen aprovecharse para dormir toda la mañana y descansar. Pero As Pontes era ayer un hervidero de gente ya desde las nueve de la mañana. Cocineros, vendedores, organizadores, curiosos y amantes de la gastronomía autóctona llenaron las calles de la villa para disfrutar de la fiesta, aprovechando también que el sol brilló toda la jornada. Cerca de cinco mil personas visitaron la Feira de Fungos e Cogomelos, y en la degustación popular se vendieron casi mil menús.


La variedad de los productos, todos ellos de Galicia y con garantía de calidad, y la ambientación musical a cargo de la Banda de Gaitas Alfaia, el grupo Estróupele y la Escola Municipal de Música Tradicional de As Pontes, crearon el germen ideal para la alegría y las sonrisas. «A comida está riquísima e é moi abundante», comentó uno de los comensales de la degustación popular; «eu nunca probara isto, pero está boísimo», declaró otro vecino de As Pontes.
Entre los puestos que formaron este mercado había uno dedicado a las setas silvestres, en el que muchos curiosos aprovecharon no sólo para comprar, sino también para consultar sus dudas. «A xente pregúntanos primeiro se son fungos comestibles, e logo pídennos consellos sobre como cociñalos», explicó Luz Castelo, responsable de esta empresa. A pocos metros se encontraba también una caseta de productos ecológicos y agroalimentarios del Eume, que empezará a comercializar para Madrid a finales de noviembre. Los alimentos que más solicitaron los visitantes fueron las legumbres y frutas frescas de la huerta y las conservas ecológicas, según explicaron la comercial Ana Soto y la técnico agrícola María Merino. Pero en el puesto había manjares para todos los gustos, desde quesos, hasta vinos o aceites.
El toque más original de esta edición, sin embargo, fue el concurso de pinchos organizado por la asociación de comerciantes. Se presentaron ocho tapas que deleitaron al jurado, aunque finalmente se decantó por un helado de setas elaborado por Pepe Guerreiro, del Mesón O Puxido, de As Pontes.
El lado infantil de la fiesta
Y paralelamente a este devenir de plato en plato y de puesto en puesto, en la Casa Dopeso se podía apreciar la originalidad de los trabajos presentados por los niños de los colegios de As Pontes para la muestra O mundo da micoloxía . Naves espaciales a base de setas, bombillas que se convierten en hongos o lámparas gigantes conforman este fantástico mundo diseñado por los más pequeños.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios