´Fíjate en As Pontes´

49

El Concello pontés ultima un plan de actuación que le permita hacer frente al
descenso de población que provocó el cierre de la mina y de la central térmica

La Opinión de A Coruña. El Concello de As Pontes se recupera poco a poco de la pérdida de población que acompañó al cierre de la mina. A pesar de ello, el municipio ha sufrido el mayor descenso de población de toda la comarca del Eume estos dos últimos años. La pérdida de habitantes está estrechamente relacionada con la clausura de las dos actividades que hicieron de As Pontes el motor industrial de la comarca, la mina y la central térmica.


En la actualidad, As Pontes está a punto de franquear el umbral de los 12.000 habitantes y el Concello da los últimos retoques a un plan de actuación con el que pretende animar a los trabajadores de la zona a hacer del municipio su lugar de residencia. Un ambicioso propósito que, en opinión del alcalde, Valentín Formoso, puede resumirse en una frase, Fíjate en As Pontes. Y es que, para el regidor local, “sobran los motivos” para asentarse en este municipio, que ha sabido recuperarse de la crisis minera y ofrecer a los residentes, sobre todo a los prejubilados de la planta, “un amplio abanico de actividades de ocio”.
“Nosotros queremos que las personas que trabajan en el municipio y residen en otros lugares comiencen a fijarse en todas las oportunidades que les ofrece As Pontes. Primero fijarse en nuestras ofertas para que después se animen a fijar aquí su residencia”, apunta el regidor local.
Se trata de un reto difícil y para conseguirlo el Ayuntamiento trabaja duro. Las actividades culturales y deportivas y la mejora de las instalaciones de ocio constituyen su principal caballo de batalla para dar un lavado de cara al municipio y convencer a los residentes eventuales de que As Pontes es algo más que un lugar de paso.
Para alcanzar este objetivo, el Ayuntamiento ha contratado los servicios de una empresa publicitaria que da en la actualidad los últimos retoques a una campaña que irá de la mano de diversas actuaciones municipales. Entre las bazas de las que dispone el Concello para convencer a los empleados eventuales, el alcalde destaca su “ubicación estratégica” y el precio de la vivienda, “más accesible que en otras localidades del entorno”. Dos buenos motivos, aunque no suficientes para eliminar los prejuicios que puedan albergar los trabajadores en esta ciudad minera que la industria convirtió a ojos de muchos en una ciudad dormitorio.
Una imagen que el Ayuntamiento se ha propuesto cambiar ampliando su oferta cultural, de ocio y deportiva. “Ya casi somos 12.000 habitantes”, apunta el regidor. “Ahora tenemos que trabajar para que la gente se fije en nosotros”.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios