Odisea y rescate en las alturas

84

La Voz de Galicia. Parece la trama de una tragicomedia, pero es real. Un camionero polaco que viajaba desde su país hasta el polígono de Penapurreira, en As Pontes, quedó atrapado el miércoles con su vehículo en una pista estrecha de O Freixo, en el lugar conocido como Costa do Inferno. Se desconocen las causas exactas de lo acontecido y cómo llegó hasta ahí, ya que el camionero sólo habla polaco. Jacek Szczech, de 42 años, fue caminando hasta O Freixo el miércoles por la tarde y al llegar comenzó a pronunciar frases indescifrables para los lugareños, entre las que reconocieron « ¡police, police! ». Fueron los propios vecinos los que se pusieron en contacto con la policía de As Pontes y descubrieron lo sucedido. Los detalles del suceso se conocieron gracias a Manuel Dopico, un vecino de As Pontes, que sirvió de traductor, ya que habla y entiende polaco. El transportista le indicó que el origen del embrollo estuvo en el GPS, que le señaló mal el camino.


La policía informó de que el camión venía de Viveiro y, en algún punto cerca de Muras, se desvió y apareció en la Costa do Inferno. «Ao ser pendiente, o camión foise cara atrás e quedou atrapado contra o lado dereito da pista», declararon.
El camión es de la empresa de transportes polaca Jan Bauer, y llevaba abrazaderas eólicas de hierro fundido para la empresa de mecanizados Mecace. La policía señaló que cada abrazadera pesa 3.500 kilos y el total de la carga es de 24 toneladas. La mercancía es propiedad de la empresa Vestas que, según explicaron fuentes policiales, se encargó ayer de dar autorización para retirar el camión y pagar a las grúas. Manuel Dopico se había puesto en contacto con la empresa polaca el jueves para explicarles la situación, «pero non deron solución ningunha e tivémonos que facer cargo dende aquí», explicó.
Un trabajo duro y peligroso
La empresa Cuíña se encargó de la retirada y realizó el trabajo en menos de cuatro horas. El primer paso fue vaciar la carga, desatascar el camión y sacarlo de la pista. Para ello se necesitaron una grúa, un camión-grúa y una pala mixta. Hasta el lugar se trasladaron también miembros de la corporación municipal de As Pontes y un dispositivo de la Policía Local, que desde el jueves mantuvo cortada la carretera en los dos cruces inmediatos. El responsable de Cuíña, Eugenio Gato, explicó ayer por la mañana que probablemente necesitarían un día completo para realizar el trabajo. Sin embargo, a las siete de la tarde ya estaban de camino a Penapurreira con el camión polaco detrás, que no sufrió ningún daño en el percance, «para asegurarnos de que non se volva perder», bromeó Gato. El trabajo fue extremamente complicado porque la zona tiene una pendiente muy pronunciada y uno de los laterales termina en un terraplén con mucha altura. Además, la pista es estrecha y con curvas muy cerradas, por lo que las maniobras se vuelven demasiado complicadas. El coste de estos trabajos ascendió a 3.000 euros.
Ahora el conductor puede respirar tranquilo, después de haber pasado tres días incomunicado y asustado, ya que, según explica Dopico, temía que lo detuvieran: «Dicíame que noutros países podíano levar preso». Pero a pesar del obstáculo lingüístico, la población se volcó con él. Tanto la policía como los vecinos le llevaron comida a diario y le ofrecieron posada, aunque el conductor tenía todo lo necesario en el camión. Ahora podrá volver a su casa y contar la odisea que vivió perdido en los montes de O Freixo.

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios