Endesa dirá adiós al gas en el 2040: cerrará centrales y dejará de venderlo a los consumidores

Sus clientes usarán electricidad para cocinar o calentarse

85

Enel, la empresa eléctrica estatal de Italia, dueña del 70 % de la española Endesa, le ha puesto fecha también al final de su negocio de gas: será en el 2040. Para entonces quiere ser ya una empresa libre de emisiones. Ese nuevo objetivo temporal, plasmado en el plan estratégico 2022-2024, presentado este miércoles, supone abandonar esa actividad diez años antes de lo que marca el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), que lo fija para el 2050.

«Es una locura depender del gas. Cuanto antes salgamos, mejor», manifestó el consejero delegado de Enel, Francesco Starace, en referencia a la fuerte espiral alcista de los precios del combustible, que arrastran a los de la electricidad.

Por tanto, dentro de 19 años, Endesa ya no tendrá en funcionamiento ni un solo ciclo combinado (ahora opera cinco en España y Portugal), tampoco el gallego de As Pontes. También habrá abandonado para entonces el negocio minorista de comercialización de gas natural, con casi 1,6 millones de usuarios en España. La compañía es la segunda con mayor número de abonados, con una cuota de mercado del 19 %, tras Naturgy, con el 47 %.

Francesco Starace avanzó que sus clientes deben estar tranquilos: «No hay urgencia […], iremos viendo qué hacer poco a poco en estos 18 años, a ninguno le va a faltar suministro […]. Los iremos electrificando». Y es que el PNIEC dibuja un escenario para el 2050 de descarbonización total (que Endesa adelanta diez años). Es decir, en los hogares todo tendrá que ser eléctrico, también los coches, de ahí la fuerte apuesta que están llevando a cabo los Gobiernos (tanto central como autonómicos) y los fondos europeos para fomentar la implantación de sistemas de calefacción eléctricos o instalaciones de autoconsumo, entre otros.

Además, toda la energía se producirá con tecnologías renovables. Para ello tendrá que estar plenamente operativa una infraestructura de almacenamiento energético suficiente que permita prescindir de las centrales de gas como tecnología de respaldo de las intermitentes renovables. El PNIEC prevé que actúen como garantes a gran escala de ese suministro las centrales hidráulicas de bombeo y las plantas de hidrógeno renovable.

Enel se propone abandonar en el 2027 la generación con carbón —aunque en España lo hará ya en el 2022, con el cierre definitivo de su última central, la de As Pontes, ahora temporalmente activa durante unas semanas— y apostar por nueva capacidad renovable y por soluciones de almacenamiento energético. De hecho, espera que toda la electricidad vendida para el 2040 provenga ya de fuentes no emisoras.

El carbón cierra sí o sí

Starace descartó totalmente que la planta de carbón gallega siga funcionando. No hay «ningún paso atrás» en el cierre.

El plan estratégico 2022-2024 de Enel prevé que Endesa ejecute unas inversiones de 7.500 millones, un 5 % menos de los previstos en su hoja de ruta anterior. Unos 3.100 millones serán para incrementar su potencia renovable.

Fuente La Voz de Galicia

Consegue en tempo real avisos de novos artigos no teu dispositivo, subscribete agora.

También podría gustarte
Comentarios